Retos de la Minería Moderna – Relaves Seguros

Por: Fernando Rodriguez

Vemos con buenos ojos estas épocas donde la industria minera moderna busca posicionarse como una actividad extractiva más allá de tan solo ser responsable, y lo más importante, es que de manera genuina se vienen ejecutando prácticas socio-ambientales sólidas para, de una vez por todas, poder quitarse esa pesada mochila que ha cargado por décadas, llena de precedentes y percepciones de contaminación, de urgencia en las ganancias a todo costo y algunas veces hasta de pecar de arrogancia con los grupos de interés.

Todo este esfuerzo de “Minería de excelencia en modo millennial” se ve detenido de manera abrupta e inesperada cuando esta misma industria moderna, recibe una “derecha directa al mentón” cuando vemos los efectos que genera las fallas catastróficas de las presas de relaves mineros alrededor del mundo.

Es realmente terrible ver que, en los últimos 5 años, la industria ha recibido varios kilos extras a esa “mochila reputacional” en vez de restarle peso. Los incidentes en Mount Polley en Canada, Samarco y Brumadinho en Brasil, y muy recientemente en Cobriza en Perú, son solo algunos ejemplos de varios desastres de ingeniería que han generado serios daños ambientales y en algunos de ellos pedidas irreparables de vidas. No estamos hablando de minería pequeña o mediana, de mineros informales o juniors, estamos hablando en varios de estos casos, de grupos mineros importantes, de operaciones establecidas, con autorizaciones, permisos y sistemas de gestión.  ¿En dónde está la raíz del problema entonces?

Se han presentado públicamente los resultados de las investigaciones de estos incidentes, y los resultados nos indican una falta de planificación y control, inadecuadas evaluaciones de riesgos en el tiempo, inspecciones/verificaciones incompletas y cambios de ingeniería como algunos de los ítems que sobresalen de manera consistente en todos estos eventos.

Si realizamos una evaluación consolidada de los potenciales riesgos significativos que afectan la sostenibilidad operativa de las grandes transnacionales mineras en el mundo, sin la más mínima duda van a aparecer en la lista del Top 5 las fallas geotécnicas catastróficas de depósitos de relaves. Las evaluaciones de riesgo son una excelente herramienta para identificar los peligros, ser conscientes de que la actividad afronta potenciales impactos y aquí viene lo más importante: Llevar a cabo la implementación y seguimiento a las medidas de control que deben de mantenerse para evitar que esos potenciales eventos sucedan.

En el caso de operaciones existentes, existen varios estándares internacionales para un manejo seguro y responsable de las presas de relaves. Dentro de ellos sobresalen los estándares canadienses (Asociación de Minería de Canadá – MAC) y las guías planteadas por grupos de expertos que promueve el Consejo Internacional de Minería y Metales ICMM. En resumen, estos estándares describen las mejores prácticas a nivel mundial para asegurar un diseño, construcción, ampliación, operación y cierre exitoso de una presa de relaves, y aquí les detallo algunos de los componentes a considerar:

  • Liderazgo y compromiso – establecimiento de una estrategia, estándares y la asignación de recursos. Si bien los relaves no son una fuente de ingresos para la operación, podrían tener un impacto catastrófico en la organización en caso de fallas estructurales. Se debe de contar con roles, responsabilidades y presupuestos asignados.
  • Diseño de Ingeniera – tiene que haber no solo un diseño de ingeniera evaluado y construido por expertos geotécnicos (a través de un Ingeniero de Registro), sino que, lo más importante es mantener las evaluaciones de ingeniera a lo largo del ciclo de vida minero.
  • Metodologías y Evaluaciones de Riesgos/Gestión del Cambio – En tiempos de ajustes presupuestales y reducción de costos operativos, prestar especial atención a decisiones que tengan que ver con presas de relaves. Dejar de lado controles en estas instalaciones por temas de costos, puede aumentar significativamente los riesgos.
  • Monitoreo Continuo y Seguimiento por terceros – Toda presa que contenga soluciones o lodos, requiere de instrumentación geotécnica, pero que funcione, que sea confiable y que tenga a alguien analizándola constantemente. No está mal que, de manera periódica, la operación reciba a terceros expertos geotécnicos a realizar una evaluación integral a la presa. La inversión en estas verificaciones por terceros es baja a comparación de los potenciales impactos por fallas estructurales.
  • Balance de Aguas – en tiempos donde afrontamos eventos extremos de clima, el manejo del agua en una presa de relaves juega un rol clave en la estabilidad geotécnica y en el cumplimiento ambiental.
  • Preparación para eventos de contingencia – se espera no tener que aplicar las medidas de contingencia, pero son necesarias. Toda operación de relaves debe de tener un plan de como mitigar o minimizar los potenciales impactos de un evento significativo, incluyendo protocolos de comunicación.

En el caso de nuevos proyectos, existen nuevas tendencias de almacenamiento, acorde con la problemática global del recurso agua y que buscan la reprocesamiento de relaves existentes, reutilizar el agua filtrando los relaves y almacenarlos con bajos porcentajes de humedad o inclusive mezclados con otros tipos de desmonte en depósitos geotécnicamente estables o reutilizarlos como potenciales coberturas en algunas instalaciones el cierre de una mina.  Todas estas medidas dependen de muchos factores que definirán su aplicabilidad, sin embargo, debieran considerarse en los escenarios costo-beneficio de nuevos proyectos frente a las metodologías tradicionales de almacenamiento.

Ser parte de la nueva minería no es responsabilidad de solo algunos, depende de todos los que formamos parte de esta industria, los que vienen impulsando el desarrollo de nuevos proyectos, los que producen generando mayores oportunidades para las economías y poblaciones en países en desarrollo, los que cierran minas de manera responsable. No cometamos los mismos errores del pasado y aseguremos un adecuado manejo de las presas de relaves para hoy y el futuro; los mineros sabemos cómo y lo hacemos bien.